MedicinaGeriátrica ... Donde la geriatría se actualiza ...
MG - MedicinaGeriátrica

Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

Viernes 09 de Junio de 2006


La pérdida de peso y el ejercicio físico disminuirían la fragilidad de los ancianos obesos


La obesidad incrementa el deterioro físico y funcional asociado a la edad. Este estudio evaluó el efecto de la pérdida de peso inducida por la dieta y el ejercicio físico en la calidad de vida y composición física de los ancianos obesos.

Este estudio incluyó de forma voluntaria a 27 ancianos obesos frágiles de ambos sexos, a quiénes se dividió en dos grupos en forma aleatoria: un grupo control (10 pacientes) y aquellos que recibieron tratamiento (17 pacientes).

Se incluyeron más pacientes en el grupo que recibió tratamiento para poder evaluar en un mayor número de ancianos obesos los efectos de la dieta y el ejercicio.

El tratamiento consistió en veintiséis semanas de dieta balanceada, y tuvo como objetivo una pérdida de peso de aproximadamente 10% al final del estudio. Además los pacientes participaron en grupos de ejercicios tres veces por semana en días no consecutivos, supervisados por terapeutas físicos.

Se instruyó a los pacientes del grupo control para mantener la dieta y las actividades habituales durante el estudio.

El objetivo del estudio fue evaluar la función física, con mediciones para valorar la fragilidad (pruebas de desempeño físico, consumo máximo de oxígeno y un cuestionario sobre el estado funcional), pruebas de marcha, balance y fuerza.

También se evaluó la composición corporal con un estudio de absorción de energía dual y la calidad de vida mediante una encuesta de salud en una forma abreviada de 36 preguntas. Luego de las 26 semanas se reevaluó a los pacientes.

El personal que realizaba las evaluaciones desconocía al grupo que estaba evaluando.
El promedio de asistencia a los grupos de terapia conductual y dieta fue del 86,5% y a las sesiones de ejercicio del 84,1%.

Ninguno de los participantes sufrió efectos adversos en su medio interno, ni en la función hepática o renal.

Los resultados obtenidos mostraron que el grupo que recibió tratamiento perdió 8,2kg (8,4%) de peso corporal (p menor de 0,01), mientras que el grupo control mantuvo un peso constante.

Además disminuyó la grasa corporal (p menor de 0,01), pero no el tejido magro de los pacientes en el grupo tratado.

La pérdida de peso y el ejercicio físico mejoraron las mediciones objetivas y subjetivas de fragilidad.

Se obtuvo una mejoría significativa en los resultados de las pruebas, sin observarse cambios en el grupo control. Los pacientes tratados también manifestaron mejoría subjetiva de la funcionalidad y de la percepción de salud.

Este es el primer estudio aleatorizado y controlado para evaluar el efecto de la pérdida de peso y el ejercicio físico en los ancianos obesos frágiles. Los resultados muestran que se puede revertir la fragilidad con dieta y actividad física, sin producir sarcopenia por pérdida del tejido magro.

Por lo tanto se debería considerar a este tratamiento de primera línea, teniendo en cuenta que la obesidad es una causa importante de fragilidad en los ancianos y lleva a la pérdida de independencia, y al incremento de la morbimortalidad e institucionalización de estos pacientes. El objetivo más importante para los ancianos obesos sería mejorar su función física y la calidad de vida.

Si bien este estudio pone en evidencia la posibilidad de lograr un cambio en el estilo de vida de los adultos mayores obesos, hay que tener en cuenta que los pacientes incluidos fueron voluntarios y por lo tanto estarían motivados.

Además se evaluó el efecto de la dieta y el ejercicio en forma conjunta y no por separado, aunque datos preliminares sugieren un efecto independiente para cada uno.

Este estudio sólo duró seis meses, por lo que sería necesario realizar nuevos ensayos con el fin de evaluar el efecto de la pérdida de peso y el ejercicio luego de un tiempo prolongado.


Fuente:
Effect of weight loss and exercise on frailty in obese older adults.
Villareal D., Banks M., Sinacore D., y cols

Arch Intern Med2006;166:860-866


Noticias Relacionadas

  • Recomendaciones de la Sociedad Americana de Geriatría para el uso de vitamina D en la prevención de caídas en el adulto mayor
  • Tratamiento de la disfunción cardiaca diastólica
  • Prevención de las fracturas en ancianos con el uso prolongado de la plataforma vibratoria de baja magnitud y alta frecuencia
  • Malnutrición y fragilidad en ancianos internados
  • El estado nutricional sería útil para predecir caídas en los adultos mayores que viven en la comunidad
  • ¿Es útil el tratamiento intensivo de la glucemia para disminuir las complicaciones cardiovasculares en los ancianos?
  • Predicción de riesgo de deterioro funcional en ancianos candidatos a cirugía cardíaca
  • Fatiga en los adultos mayores
  • Obesidad sarcopénica y riesgo de enfermedad cardiovascular
  • JNC 8. Manifestación de la minoría: evidencia que sustenta la decisión de mantener la presión sistólica por debajo de los 150 mmHg en los mayores de 60 años

  • Buscar más noticias relacionadas

    Por Dra. Gabriela Fabbro para MG-MedicinaGeriátrica


    Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

    Copyright © MedicinaGeriatrica.com.ar | Todos los derechos reservados
    MG - MedicinaGeriátrica
    info@medicinageriatrica.com.ar