MedicinaGeriátrica ... Donde la geriatría se actualiza ...
MG - MedicinaGeriátrica

Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

Jueves 27 de Abril de 2006


Calor o frío superficial para la lumbalgia


Fundamento
El calor y el frío se emplean habitualmente en el tratamiento de la lumbalgia, tanto por parte de los profesionales como de los no profesionales.

Objetivos
Valorar los efectos de la terapia con calor y frío superficial para el dolor lumbar en adultos.

Búsqueda estratégica
Los autores buscaron los registros del grupo especializado de espalda de Cochrane, los registros centrales de pruebas controladas de Cochrane (The Cochrane Library Issue 3, 2005), MEDLINE (1966 a octubre de 2005), EMBASE (1980 a octubre de 2005) y otras bases de datos relevantes.

Criterio de selección
Incluyeron pruebas controladas de distribución aleatoria y no aleatoria que examinaban terapias con frío o calor superficial en personas con lumbalgias.

Colección de datos y análisis
Dos autores valoraron independientemente la calidad metodológica y extrajeron los datos, usando el criterio recomendado por el grupo de revisión de espalda de Cochrane.

Principales resultados
Se incluyeron nueve pruebas, con un total de 1.117 participantes. En dos pruebas de 258 participantes con una mezcla de lumbalgia aguda y subaguda, la terapia con manta caliente reducía significativamente el dolor después de 5 días (diferencia media encontrada, 1,06; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,68 a 1,45; rango en la escala de 0 a 5) cuando se comparaba con placebo administrado por vía oral.

Una prueba de 90 participantes con lumbalgia aguda mostró que una manta caliente disminuía significativamente el dolor agudo lumbar inmediatamente después de la aplicación (diferencia media encontrada, –32,20; IC del 95% –38,69 a –25,71; rango de escala de 0 a 100). Una prueba llevada a cabo con 100 participantes con una mezcla de dolor lumbar agudo y subagudo valoró los efectos adicionales de añadir ejercicio al abrigo de calor, y se observó que reducía el dolor después de 7 días.

Hay poca evidencia para evaluar los efectos del frío para el dolor lumbar, y diferencias en las evidencias respecto a las diferencias encontradas entre calor y frío para el dolor lumbar.

Conclusiones
La evidencia que sostiene la práctica común de utilizar calor o frío superficial para el dolor lumbar es limitada y en el futuro se necesitan pruebas controladas de distribución aleatoria de gran calidad. Hay evidencia moderada en pocas pruebas de que la manta caliente proporcione una reducción de corto período de tiempo del dolor y la discapacidad en una población con una mezcla de dolor lumbar agudo y subagudo, y que la adición de ejercicios posteriores   reduce el dolor y mejora la función. La evidencia para el tratamiento con frío superficial en el dolor lumbar es aún muy limitada, con sólo tres estudios de muy baja calidad localizados. No se pueden extraer conclusiones sobre el uso del frío para el dolor lumbar. Hay poca evidencia para determinar las diferencias entre el calor y el frío en la lumbalgia.

Comentario
Las terapias con frío (hielo, toallas frías, ciertos geles o masajes, etc.) o calor (botellas de agua caliente, mantas térmicas, baños calientes, etc.) son dos estrategias muy utilizadas para aliviar el dolor de espalda, puesto que resultan sencillas, económicas e, incluso, las puede poner en marcha el propio paciente en su casa. Sin embargo, aunque muchos médicos recomiendan ambas estrategias, lo cierto es que no existen demasiadas pruebas de su eficacia, a juzgar por los resultados de esta revisión. Es de lamentar que sólo se hayan publicado unos cuantos estudios que evalúen los efectos del calor o el frío superficial en la lumbalgia, tras la revisión de los datos de más de 1.100 pacientes que participaron en ensayos clínicos sobre tratamientos de frío o de calor.

La única terapia que ha demostrado cierta eficacia en la lumbalgia son las mantas térmicas. La aplicación superficial de calor eleva la temperatura de los tejidos y proporciona el mayor efecto a medio centímetro (o menos) de la superficie de la piel. Según esta revisión, utilizar una manta térmica durante 8 h o una manta eléctrica durante 25 min a corto plazo (durante 4 días) resulta eficaz para aliviar las molestias de reciente aparición (menos de 3 meses). En dolores de mayor duración, si se combina el calor con ejercicios, los pacientes también experimentan mejoría, incluso más aún que si sólo realizan actividad física. En cuanto al frío, no se pueden sacar conclusiones y resulta más acuciante la necesidad de estudios sobre las crioterapias, pues sólo se hallaron tres estudios que investigasen la eficacia del frío en las lumbalgias, y además se trataba de investigaciones de escasa calidad.

En definitiva, se recomiendan más investigaciones específicas. Por ejemplo, aplicaciones simples de calor, como botellas de agua caliente, masaje de hielo frente a ningún frío, y calor frente a tratamientos de frío, así como estudios en personas con dolor lumbar crónico.
Francisca Díaz Mengibar


Fuente:
Superficial heat or cold for low back pain.
French SD, Cameron M, Walker BF, Reggars JW, Esterman AJ.
The Cochrane Database of Systematic Reviews 2006 Issue 1.

doloweb.com


Por para MG-MedicinaGeriátrica


Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

Copyright © MedicinaGeriatrica.com.ar | Todos los derechos reservados
MG - MedicinaGeriátrica
info@medicinageriatrica.com.ar