MedicinaGeriátrica ... Donde la geriatría se actualiza ...
MG - MedicinaGeriátrica

Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

Miercoles 03 de Enero de 2007


El estilo de vida de los ancianos tendría relación con el riesgo de fractura de cadera


Las caídas y la fractura de cadera son unas de las causas más frecuentes de discapacidad y mortalidad en los ancianos. Si bien se identificaron los factores de riesgo asociados a las mismas, aún no se investigó la relación con el estilo de vida de los pacientes.

En este estudio con control de caso se incluyeron , entre mayo del 2003 y octubre del 2004, 387 participantes mayores de 65 años que fueron internados por fractura de fémur proximal relacionada con una caída y personas de la comunidad con edad, sexo y código postal similares a los del grupo de pacientes internados.

El objetivo del ensayo fue evaluar la asociación entre las conductas relacionadas con el estilo de vida que llevan a un envejecimiento saludable y el riesgo de fractura de cadera asociado a las caídas en los ancianos. Esto contribuiría a establecer las intervenciones necesarias para modificar el estilo de vida que permitan prevenir esta complicación.

Los pacientes fueron entrevistados acerca de conductas relacionadas con el estilo de vida que según las publicaciones se asocian con el envejecimiento saludable.

Se obtuvo la siguiente información:

-         tabaquismo: se consideró a los pacientes como tabaquistas (si aún continuaban fumado), ex-tabaquistas, (si  fumaron en el pasado), y también se incluyó a los que nunca habían fumado.

-         alcohol: Se clasificó a los pacientes según la cantidad de copas que bebían: los que nunca habían bebido alcohol, los que bebían ocasionalmente, los que consumían en forma moderada (no más de dos copas diarias en los ancianos, o cuatro en los hombres adultos jóvenes o de mediana edad). Para las mujeres se consideró la mitad de esa cantidad. También se incluyó a los que bebían en exceso ( si bebían más que los que consumían moderadamente)

-         índice de masa corporal: a los que tenían el índice por debajo de 18,5 kg/m se los consideró de bajo peso, entre 18,5 kg/m y 24,9 kg/m se consideró normal, entre 25 kg/m y 29,9 kg/m se los consideró con sobrepeso y a los que tenían más de 30 kg/m se los consideró obesos.  

-         Actividad física: Se clasificó según los minutos de ejercicio que el paciente realizaba semanalmente durante los últimos seis meses. También se obtuvo información sobre el tipo de actividad física, si era moderada o vigorosa; y la actividad física que el paciente realizó en las distintas etapas de su vida.

-         Otras conductas saludables: se incluyeron los controles médicos preventivos como el control ginecológico en las mujeres, la seguridad en el hogar, las horas de sueño nocturno, etc.

-         Información demográfica: se incluyeron la edad, el sexo, la educación, el estado económico y el país de nacimiento.

-         Factores relacionados con las caídas (que podrían confundir los resultados): alteraciones sensoriales y motoras, medicamentos, antecedentes de caídas y limitaciones en las actividades de la vida diaria.



En este estudio, los factores relacionados con el comportamiento que tuvieron un efecto protector independiente para el riesgo de fractura de cadera fueron: el antecedente de no haber fumado [razón de probabilidad ajustada (AOR)= 0,33 (0,25-0,95)], el consumo moderado de alcohol en la edad media de la vida y en la ancianidad [AOR= 0,49 (0,20-0,65)], la ausencia de pérdida de peso entre la edad media de la vida y la ancianidad [AOR= 0,36 (0,20-0,65)], la práctica de deportes en la ancianidad [AOR= 0,49 (0,29-0,83)], los cuidados médicos preventivos [AOR= 0,54 (0,32-0,94)] y las conductas consideradas saludables [AOR= 0,56 (0,33-0,94)].

En este estudio se demostró que algunos factores relacionados con el comportamiento, tienen un efecto protector independiente para el riesgo de fractura de cadera relacionado con las caídas en los ancianos.

En concordancia con estudios previos, el tabaquismo se relacionó con una mayor incidencia de fractura de cadera, por una mayor pérdida de masa ósea. El riesgo disminuyó para los que abandonaron el hábito, y tuvo relación con el tiempo transcurrido desde entonces.

Si bien el consumo excesivo de alcohol se relaciona con una mayor incidencia de fractura de cadera por osteoporosis, en este estudio la asociación no fue significativa. Esto se debería al bajo número de pacientes incluidos en este grupo.

La pérdida de peso y el bajo índice de masa corporal se relacionan con un aumento del riesgo de fractura de cadera, ya que son marcadores de fragilidad, discapacidad y escasa actividad física.

Si bien los factores relacionados con el estilo de vida se asociarían a un mayor riesgo de fractura de cadera, fundamentalmente por una densidad mineral ósea disminuida, en este estudio el diagnóstico de osteoporosis no fue un factor determinante.

En este estudio se observa la importancia de mantener conductas saludables en el transcurso de la vida, y la necesidad de implementar programas en la comunidad con el fin de prevenir la fractura de cadera asociada a caídas en los ancianos.


Fuente:
Health-protective behaviours and risk of fall-related hip fractures: a population based case-control study.
Peel N., McClure R., Hendrikz K.

Age and Ageing 2006; 35:491-97


Por Dra. Maria Gabriela Fabbro para MG-MedicinaGeriátrica


Imprimir - Enviar a un amigo - Cerrar Ventana

Copyright © MedicinaGeriatrica.com.ar | Todos los derechos reservados
MG - MedicinaGeriátrica
info@medicinageriatrica.com.ar